Puede que en algún momento te hayas preguntado cómo se produce la leche materna. A continuación te daremos algunas respuestas que te ayudarán a conocer todos los factores envueltos en el proceso, desde que se produce el embarazo hasta que el bebé deja mamar.

¿Por qué se produce la leche materna?

La producción de la leche materna es una respuesta hormonal al embarazo. Unos meses antes de dar a luz, unos compuestos orgánicos llamados progesterona, prolactina y lactógeno placentario se disparan y ponen en marcha todo el mecanismo. Los senos aumentan de tamaño, el pezón y la aureola se oscurecen, las glándulas productoras se desarrollan y se acumula grasa.

En este periodo también se producen cambios en el cerebro. Responde a los estímulos de hormonas como la oxitocina o la prolactina, que aumentan su actividad durante la etapa final del embarazo y la mantienen hasta que se retirada el pecho.

  • Oxitocina. Esta hormona dispara el instinto maternal. Genera la necesidad de alimentar y cuidar al bebé y pone en marcha el proceso de producción de leche.
  • La prolactina. Esta sustancia estimula los lactocitos que producen la leche. Se activa cuando el bebé llora o por sí sola tras un periodo de inactividad. Además de estimular la producción del alimento, genera bienestar en la mamá.

 

leche materna

¿Por qué no se produce la leche materna durante el embarazo?

Todo el mecanismo que se encarga de producir la leche se inicia en la etapa final del embarazo. Aunque todo esté listo a nivel funcional y hormonal algunos meses antes del parto, no se producirá leche hasta después de dar a luz.

La placenta juega un papel vital en la producción de la leche. Actúa como un freno ante el efecto de la oxitocina y la prolactina presentes en el cuerpo. Tras la expulsión de la placenta en el parto, basta el más mínimo estímulo para que comience a salir la leche.

¿Cómo se genera la leche materna?

El pecho contiene unas glándulas en su interior. El cerebro, por acción de las hormonas, ordena que se comience a producir leche materna. Por medio de unos conductos, las gotas que se van formando llegan al seno, un depósito cercano al pezón donde se va acumulando. Cuando el bebé succiona, la sustancia pasa a través de unos pequeños túneles que están conectados con el pezón.

¿Qué controla la disminución de producción de la leche?

Una proteína llamada Factor Inhibidor de la Lactancia (FIL), regula la producción de leche. Si el bebé realiza tomas abundantes, la proteína demanda más leche. Si el bebé deja mucho alimento, la cantidad se reduce.

Es muy importante alternar el pecho en cada toma. Si no, aquel que tiene menor demanda reducirá notablemente la producción e incluso se detendrá por completo. Eso sí, se trata de un proceso progresivo, no se notará entre una y otra toma.

La importancia de cuidar el pecho

Para tu bebé, el pecho no solo es su fuente de alimento, también es un medicamento, un calmante y una fuente de cariño. Por eso tienes que darle todos los cuidados. Si notas que te salen grietas, utiliza apósitos Nursicare para evitar que se infecten y den como resultado una mastitis que impida que puedas seguir dando de mamar.