Cuando estamos embarazadas, preparamos muchas cosas para nuestros bebés, preparamos su cuarto, preparamos su carro, preparamos su cuna, preparamos su ropita, pero qué ocurre con algo tan importante como la lactancia materna.  Generalmente lo dejamos al azar, es típico escuchar a embarazadas decir que a ver si tienen suerte y pueden dar el pecho, que darán el pecho si tienen leche…

¿Es realmente cuestión de suerte?

dolor pezones

Aunque haya un pequeño porcentaje de mujeres que sin saber nada sobre lactancia, consiguen una lactancia exitosa, sin problemas o dificultades, la mayoría de las mujeres a las que preguntéis os hablaran de dolor, falta de leche, grietas… y es que, aunque las dificultades en la lactancia no sean la manera normal de comenzar, desgraciadamente es muy frecuente que nuestros comienzos sean así.

 

 

¿Podemos evitarlo?

Por supuesto que podemos, aunque no quiere decir que no vayamos a tener algún tropiezo.  Estar informada, y hacer una buena preparación para la lactancia es la clave para poder disfrutar de nuestra lactancia y superar nuestras dificultades con facilidad.  Es decir, saber qué puede ocurrir, cuáles son las causas y disponer de herramientas para solucionarlo.

Busca información fiable, libros de lactancia, profesionales de la lactancia de confianza por si los necesitas, antes de tener a tu bebé haz cursos y talleres de lactancia, el saber es la base del éxito.

Amantando un bebe

 No dudes de ti

¿Tu cuerpo ha sido capaz de crear un pequeño ser maravilloso, por qué no va a ser capaz de alimentarlo? ¿No dudas de tu corazón, de tus pulmones o de tus riñones, por qué dudar de tus pechos?

Igual que el resto de nuestro cuerpo, de primeras y sin tener ninguna patología, tus pechos FUNCIONAN, y su función principal es producir leche y amamantar.  Así que fuera dudas, si quieres no lo dudes, vas a poder amamantar a tu bebé.

¿Qué debo saber para estar preparada?

  1. La forma de nacer puede afectar a la lactancia, no es lo mismo ni para mamá ni para bebé, comenzar la lactancia después de un parto natural respetado, que de uno intervenido lleno de manipulaciones, o que después de una cesárea más aún si cabe, si separan a nuestro bebé de nosotras, así que este es el primer paso, lucha por que tu bebé tenga un nacimiento respetado, que no os separen, que no interfieran.evitar grietas
  2. Si mamá y bebé estáis sanos, sin importar cómo haya sido el nacimiento,es importante dejar al bebé sobre el pecho de la madre en contacto Piel con Piel.  No es lo mismo que trapo con camisón.  Hablamos de dos cuerpos desnudos, sintiéndose, conociéndose aprendiendo, dejando el tiempo necesario para que el bebé haya una primera toma al pecho.  El solo sabe y tiene unas capacidades innatas que le permiten llegar al pecho de su madre y agarrarse espontáneamente.
  3. Tu pecho siempre es suficiente, ¡SIEMPRE, aunque aún no tengas leche, tienes calostro, ORO PURO! Es una sustancia rica en proteínas y anticuerpos, de color amarillo y espesa.  Es como una leche concentrada y por eso sale poca cantidad.  Es tan importante que el bebé consiga sacar todo el que necesite. Generalmente el bebé se alimenta del calostro hasta las 48/ 72 horas post-parto, que será aproximadamente cuando nos baje la leche.
  4. Es muy importante que tu bebé mame muy frecuentemente, mínimo entre 8 y 12 veces al día.  Los primeros días son muchos los bebés que maman a veces cada 45 minutos, 1 hora, día y noche.  Es normal y no hay que preocuparse.  No te confíes si crees que tienes un bebé dormilón es importantísimo que mame día y noche.  Hay que despertarlo si no lo hace por si solo.  En el caso extremo  que despertándolo no consigas que mame, deberíamos sacarnos gotas de calostro a mano y dárselas con una cucharilla.
  5. El dolor nos indica que algo no va bien así que escucha a tu cuerpo.  Que nadie te diga que el dolor es normal, no lo es.  Como mucho una pequeña molestia o pequeña irritación.  El dolor intenso no es normal y las grietastampoco.  Ambos son síntomas de que algo no va bien del todo: puede ser simplemente posicional o puede ser que tu bebé tenga alguna pequeña dificultad.  Prueba cambios de posiciones.  Recuerda siempre llevar el bebé hacia el pecho nunca al revés.  Si las grietas hacen aparición, es urgente buscar a un profesional de la lactancia que te ayude a solucionar el problema que las causa.

Recuerda, querer es poder, así que no lo dudes, vas a disfrutar de tu lactancia.

Patricia Blázquez Sánchez (Asesora de Lactancia)

Nursicare