destete

La lactancia materna está llena de retos, pero sin duda resulta muy gratificante. Permite una unión especial entre madre e hijo y es la mejor alimentación para el bebé. Pero como sucede con todo en la vida, llegará un momento en que tenga que terminar. Si crees que ya ha llegado, toma nota de los consejos que verás a continuación para afrontar el destete con éxito.

¿Cómo afrontar el destete con éxito?

El destete debe ser un proceso lento, en la medida de lo posible natural y adaptado a las necesidades tanto de la madre como del bebé. Aunque puede haber diferentes circunstancias, los médicos no recomiendan comenzar la retirada del pecho por las noches antes de los 12 o 18 meses y durante el día antes de los 24 meses. 

En cualquier caso, llegado el momento, estos son los consejos que te ayudarán a que el proceso sea más sencillo para todos:

  • Ten en cuenta los sentimientos de tu hijo. Si el destete lo has iniciado tú, debes tener en cuenta que es posible que tu hijo no esté preparado. Por eso, valora sus sentimientos y no te enfades con el pequeño si no te lo pone fácil. 
  • No olvides tus sentimientos. Si los sentimientos de tu hijo son importantes, los tuyos no lo son menos. Es posible que te sientas culpable o triste, es natural, pero debes intentar no sentirte mal por un momento que tendrá que llegar más tarde o más temprano. 
  • Habla con tu hijo. Por muy pequeño que sea tu hijo, debes intentar hablar con él y contarle lo que va a suceder. Intenta explicarle lo que va a ocurrir y también el porqué. Por ejemplo, puedes decirle que mamá necesita descansar.
  • Cuida el momento. No se recomienda empezar el destete en un momento de cambios para tu hijo, como el nacimiento de un hermano, el comienzo de la escuela infantil o la incorporación de su madre al trabajo. Es mejor buscar una época tranquila para todos. 
  • Demuéstrale tu cariño. La lactancia está muy relacionada con el vínculo tan especial que se crea entre madre e hijo, por eso, cuando se empiece a terminar ese momento único es importante buscar ratos para demostrar el cariño que sientes por tu hijo. 
  • Alimentación. Al dejar de tomar el pecho tendrás que cambiar la alimentación de tu bebé. A buen seguro tendrá que comer y beber más. 
  • Ayuda paterna. La ayuda del padre es imprescindible durante el destete. Es posible que resulte práctico que sea el encargado de dormir al bebé o de atenderlo cuando se despierte por las noches. 
  • Vuelta atrás. Hay personas que piensan que una vez comenzado el destete no se puede volver atrás. Lo cierto es que no es así, si piensas que no has elegido bien el momento o que tu bebé no está preparado, no pasa nada por esperar un tiempo para volver a intentarlo. 

El destete no es un proceso sencillo, pero si sigues los consejos que has visto, seguro que logras afrontarlo con éxito.