El tema de la menstruación durante la lactancia plantea muchas preguntas. ¿Puede bajar la regla durante la lactancia? Si se pasa a la lactancia mixta, ¿bajará la regla? Si baja la regla, ¿se detiene la producción de leche? Contestaremos a estas preguntas sobre la lactancia y la regla a continuación.

la lactancia y la regla La lactancia y la regla ¿son compatibles?

La lactancia interrumpe el cambio cíclico que se da en el útero y en los ovarios. Es decir, la menstruación no debería aparecer durante el tiempo que se está dando de mamar. Aún si no se diese de mamar, el tiempo que pasaría entre el parto y la primera regla sería de unos 40 días aproximadamente.

Mientras el bebé continúa estimulando el pecho, se sigue generando prolactina, una hormona que, además de generar la producción de leche, inhibe la liberación de progesterona y estrógenos, unas hormonas sexuales que forman parte del ciclo menstrual. Por eso, la lactancia y la regla rara vez se producen al mismo tiempo.

 

Si se inicia la lactancia mixta ¿baja la regla?

La lactancia materna mixta podría producir un descenso en la prolactina y por tanto la liberación de la progesterona y los estrógenos. Es decir, dependiendo del grado al que se reduzca existe la posibilidad de que reaparezca la regla.

Si baja la regla ¿se detiene la producción de leche?

Existe un falso mito que dice que cuando baja la regla por primera vez tras el parto se detiene la producción de leche. Esto no es cierto. Mientras siga teniendo demanda, el pecho seguirá con su producción. Aunque sea en menor cantidad, el organismo seguirá generando alimento para tu bebé.

Problemas que afectan a la producción de leche

Como puedes ver, si das de mamar después del parto, será muy difícil que te baje la regla o, si lo hace, que sea de manera regular. Una vez que bajes la demanda, sí es muy posible que la recuperes. Con independencia de que tengas o no el periodo, lo que no perderás es la capacidad de seguir produciendo leche hasta que ya no sea necesario.

Sin embargo, hay otros problemas que sí pueden alterar la lactancia. Por ejemplo, la aparición de fisuras en el pecho. Estas, además de doloras, podrían generar una mastitis y obligarte a reducir las tomas o a prescindir de amamantar por un tiempo, incluso se puede dar el caso de que tengas que adelantar la finalización de la lactancia.

Para protegerte de este tipo de lesiones y de otros problemas relacionados, te recomendamos nuestros discos absorbentes terapéuticos. Los parches Nursicare ayudan a curar antes las heridas y reducen el dolor, facilitando la lactancia materna.

Como puedes ver, la lactancia y la regla son incompatibles los primeros meses tras el parto. Las posibilidades de recuperar el periodo aumentan a medida que se reduce la demanda de leche. Si quieres conocer más detalles sobre el embarazo y la lactancia, no te pierdas el resto de los artículos que tenemos en nuestro blog.

Nursicare

Puedes leer también El uso de pezoneras ¿Cuándo son recomendables?