Algunas madres siguen a rajatabla la recomendación de no tomar ni una gota de alcohol durante el periodo de lactancia. Otras, sin embargo, piensan que ingerir una pequeña cantidad de vez en cuando no representa ningún peligro para el bebé. ¿Qué madres están en lo cierto? ¿Se puede beber alcohol cuando estás dando el pecho? Responderemos con datos objetivos a esta duda sobre la lactancia materna y el alcohol.

 mat¿Cómo afecta al bebé?

Puede que una madre se enfrente a la duda de si, en una fiesta, un evento o un momento especial, puede permitirse unos sorbitos de alcohol. La recomendación para evitar cualquier inconveniente es que no, pero lo cierto es que se trata de una decisión personal. ¿Por qué? Y, si se decide hacerlo, ¿cuál es la manera menos arriesgada?

El alcohol es una sustancia tóxica para el bebé. Sabiendo esto queda claro que la recomendación es la de no tomar tan siquiera un poco. Eso sí, puede que la ingesta de una cantidad mínima en un momento puntual no tenga ninguna repercusión en el bebé. Si un día has tomado unos sorbitos de cerveza o vino, aunque no es recomendable, tampoco deberías traumatizarte. 

En la página web e-lactancia se explica que la ingesta de alcohol es poco segura en cualquier etapa de la lactancia. Dice claramente que “Durante la lactancia es recomendable no consumir alcohol o realizar un consumo ocasional y moderado” Además, desmiente la creencia popular de que el alcohol aumenta la producción de leche. 

Entre los problemas que puede ocasionar en el bebé, están la sensación de sedación, la irritabilidad, el retraso psicomotor o el desmejoramiento general. Estas podrían estar sujetas a la cantidad y asiduidad del consumo. 

Otros estudios mostrados en esta web, relacionados con la lactancia materna y el alcohol, hablan de los efectos negativos sobre la secreción de oxitocina de la madre y del acto reflejo de la producción de leche. El alcohol podría reducir esta producción de leche entre un 10 y un 25 %. 

¿Cuánto alcohol que se puede tomar durante la lactancia?

Durante el embarazo se puede consumir cerveza 0,0 o, en su defecto, sin alcohol. Es decir, bebidas con un porcentaje inferior al 1 %. En este caso, algunos expertos indican que han observado una mejora en las propiedades antioxidantes. 

Si se toma algo de alcohol de forma ocasional, es necesario dejar que pase un tiempo para tener la garantía de que ha desaparecido de la leche. Aunque los valores pueden variar dependiendo del peso de la madre y la cantidad de alcohol consumido, lo recomendable es esperar dos horas y media por cada 10 o 12 g de alcohol. 

Como tiempo orientativo, una mujer de 60 kg tendría que esperar dos horas y media tras tomar una copa de vino, cinco horas si ha tomado dos tercios de cerveza y siete horas y media si ha tomado tres copas de licor. 

Si esta información sobre la lactancia materna y el alcohol te ha parecido práctica, sigue leyendo nuestro blog. Estamos muy interesados en tu bienestar y el de tu bebé. Por eso hemos diseñado los discos Nursicare, que te ayudarán a prevenir y combatir las grietas y favorecer la lactancia.