El embarazo además de ser indispensable para que nuestro bebé crezca lo suficiente en nuestro interior, es una época que nos da la posibilidad de prepararnos para convertirnos en madres. Es un tiempo que aprovechamos para organizar la habitación del bebé, su ropa, pero también para estar listas emocionalmente para dar la bienvenida a esa pequeña persona que va a cambiar para siempre nuestra vida. Sin olvidar que nos ayuda a mentalizarnos y a prepararnos físicamente para el parto. Es innegable que cuanto más preparadas lleguemos, menos temor vamos a tener, más sencillo será que colaboremos con el personal médico y en definitiva afrontaremos mejor ese momento tan decisivo. Una gran ayuda con la que podemos contar para que este período sea más fácil de afrontar son las clases de preparación para el parto.

¿Cuándo comenzar el curso de preparación para el parto?

Muchas futuras madres una de las preguntas que se hacen es en qué momento deben empezar las clases de preparación al parto. Lo habitual es que se den inicio ya en el tercer trimestre.

Existen centros que ofrecen cursos desde prácticamente el inicio del embarazo. En ellos no solo se recibe una parte teórica, sino además se realizan ejercicios de gimnasia prenatal.

embarazo de 8 mesesComenzar tan pronto tiene sus beneficios. A nivel emocional nos ayuda a conectar desde el principio con el bebé y a hacer real el embarazo. A nivel social es útil, ya que al tener contacto con otras futuras madres se pueden compartir los distintos sentimientos relacionados con la experiencia que se está viviendo. Por supuesto, físicamente es positivo realizar ejercicio desde los primeros meses de embarazo, siempre controlado por un profesional.

 

¿Qué aprendemos en la preparación al parto?

Es necesario que desechemos la idea de que la preparación al parto puede conducirnos a vivir esa experiencia sin dolor, porque no es así. El dolor del parto se evita solo con anestesia.

Debido a lo que acabamos de comentar, es posible que haya mujeres que piensen que no necesitan asistir a este tipo de clases puesto que van a optar por dar a luz utilizando la anestesia epidural. Pero esto no es así.

Las clases de preparación al parto son muy beneficiosas, como hemos apuntado en el apartado anterior a nivel emocional, social y físico. Además de lo comentado hasta ahora tienen estas otras ventajas:

  • Técnicas de respiración y relajación. Decíamos antes que las clases de preparto no terminan con el dolor, pero ahora añadimos que sí ayudan a reducirlo. Nos enseñan técnicas tanto de respiración como de relajación que nos permiten estar más tranquilas y controlar el dolor.
  • Contestar preguntas. Son muchas las preguntas que nos hacemos a lo largo del embarazo, relacionadas con este, con el parto, con el puerperio o con la crianza de nuestro bebé. Las clases nos ayudan a encontrar las respuestas.
  • Saber cuándo ha llegado el momento del parto. Todas las madres, más las primerizas, tienen muchas dudas acerca de en qué momento empieza el parto en sí o cuándo deben acudir al hospital. En las clases de preparación al parto se da respuesta a ambas cuestiones.
  • Vida sana. Vamos a aprender también cómo llevar una vida sana que cuide de nuestra salud y de la bebé.

Embarazada de nursicare en el campo

 

¿Cómo son las clases de preparación al parto?

Lo habitual es que las clases de preparación al parto se dividan en dos tipos:

  • Clases teóricas. En las clases teóricas aprenderemos todo lo que tiene que ver con el embarazo, el parto, el puerperio y la crianza del bebé. Se contestarán las dudas que podamos tener y se nos darán consejos prácticos.
  • Clases prácticas. En las clases prácticas haremos ejercicios de gimnasia prenatal, aprenderemos qué respiraciones son las más adecuadas en cada momento del parto, técnicas de relajación y posturas que favorecen el parto y que nos ayudan a disminuir el dolor.

Lo habitual es que estas clases de parto estén impartidas por un ginecólogo y una matrona, aunque en algunos centros participan otros profesionales relacionados con el campo de la salud.

A continuación, vamos a conocer las dos técnicas que más se utilizan en este tipo de cursos, la Técnica Lamaze y el Método Bradley.

Técnica Lamaze

La Técnica Lamaze toma su nombre del obstetra Ferdinand Lamaze. En su opinión el parto es un proceso natural y la mujer debe llegar a él sin miedo y con confianza.

Esta técnica ayuda a las madres a controlar la respiración y a relajarse. Lo hace mediante masajes y técnicas visuales y auditivas, que ayudan a eliminar el estrés y a reducir el dolor.

Además, da un papel relevante al padre, que debe ayudar a la madre con masajes y apoyo emocional.

Método Bradley

El Método Bradley debe su nombre al doctor Robert A. Bradley y se centra en un parto natural en el que el padre participe de forma activa. Quiere lograr que se viva la experiencia sin la necesidad de utilizar ningún medicamento.

Método   BradleyEste método da una gran importancia tanto a la alimentación, como al ejercicio y a las técnicas de relajación. Como decíamos, también pretende que el padre sea una figura activa durante todo el parto y que contribuya a que la mujer tenga una mejor experiencia.

Además, informa de las posibles complicaciones que pueden surgir en el parto y cómo afrontar cada una de ellas. Aconseja la piel con piel y la lactancia materna. Muchas mujeres que han decidido tener a su bebé en la intimidad de su hogar optan por este método para prepararse.

Lo habitual es que un curso de preparación al parto con este método incluya todas estas clases:

  • Conocimiento del origen y la filosofía del Método Bradley.
  • La figura del padre en el embarazo y en el parto.
  • Cambios físicos en el embarazo.
  • Alimentación en el embarazo.
  • Cómo reducir el dolor de parto.
  • Técnicas útiles en el parto.
  • Complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto.
  • Cómo afrontar el puerperio.
  • La lactancia materna.
  • El vínculo emocional con el bebé.

Ahora ya conocemos a fondo todo lo relacionado con la preparación para el parto, ¿aprovecharemos este interesante recurso?

Nursicare