El que fuera primer ministro británico Winston Churchill dijo una vez: El éxito es ir de fallo en fallo sin perder el entusiasmo.  La verdad es que no podemos estar más de acuerdo con esta afirmación porque son pocas las cosas que conseguiremos en la vida si no somos perseverantes.  Cuando no salen de la primera lo importante es no rendirse y seguir intentándolo.  Con la lactancia materna ocurre lo mismo por lo que vamos a mostrarte cómo hacer que sea todo un éxito.

¿Qué es una lactancia materna exitosa?

Está claro que el éxito es algo relativo, pero en el caso que nos ocupa podemos decir que habremos triunfado si conseguimos establecer la lactancia materna de la manera adecuada y mantenerla de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida de nuestro hijo.

Después sería un triunfo el poder combinar la alimentación complementaria con el pecho hasta su segundo cumpleaños.

Veamos cómo lograr esta meta.

10 pasos para una lactancia materna exitosa

  1. Poner al bebé al pecho nada más nacer. Es fundamental para establecer la lactancia materna de forma exitosa el comenzarla cuanto antes.  Afortunadamente y siempre cuando lo permita la salud de la madre y del hijo, en la mayoría de las maternidades se tiene la buena costumbre de permitir el piel con piel y facilitar de esta manera que el pequeño pueda engancharse al pecho cuanto antes.maternidad
  2. Consejos. Las madres, sobre todo las primerizas, somos víctimas de un sinfín de consejos principalmente de otras madres.  Además de ser bastante agobiante al final más que aclarar nuestras dudas nos crean otras nuevas.  Lo mejor en estos casos es que consultemos todo aquello que nos inquieta con profesionales que nos pueda asesorar de la manera adecuada.
  3. Persevera. Como para cualquier otro propósito que nos planteemos en la vida la perseverancia es esencial.  Es posible que al principio tengamos algunos problemas para establecer la lactancia de la manera correcta.  Por lo que será imprescindible que no nos rindamos y sigamos intentándolo con determinación.
  4. Vence obstáculos. Pocas cosas en la vida son un camino de rosas y te podemos asegurar que la lactancia materna no está entre ellas.  Irán surgiendo diferentes problemas y hay que ir buscándoles la solución más adecuada.
  5. La postura es fundamental. Tienes que encontrar la postura más adecuada que permita que por un lado tu hijo esté cómodo y que pueda comer con facilidad y que por otro que facilite que tú estés a gusto y relajada.  No siempre será fácil encontrarla, pero es muy importante ya que de lo contrario pueden aparecer ciertos problemas que acaben con la lactancia materna.  Uno de los más habituales son las grietas.  Si es tu caso, te recomendamos Nursicare, se trata de unos discos que además de controlar las fugas de leche hacen que cicatricen las heridas y que asimismo se reduzca el dolor. Sin duda una gran ayuda hasta que encuentres la postura que más os conviene a ambos.
  6. Chupetes y biberones. Hasta un tiempo adecuado no hay problema en que el bebé utilice chupete. Incluso hay estudios que indican que previene la muerte súbita.  Sin embargo, no es conveniente darle chupete al niño hasta que no esté plenamente establecida la lactancia materna.  En cuanto al biberón podemos decir lo mismo, si durante los primeros días tuvieras que darle algo de leche de apoyo o incluso extraer la tuya, es mejor que se la des con una jeringuilla o con una cucharilla.
  7. Limpieza. Es indudable que cuando tratamos con un bebé la higiene es fundamental, pero siempre de forma equilibrada. No es necesario que cada vez que vamos a dar de comer a lactancianuestro hijo lavemos nuestro pecho con agua y jabón, con la ducha diaria es suficiente.  Antes de cada toma bastará si lo vemos necesario con limpiarlo utilizando agua.  Debemos
    intentar no poner sobre el pecho ningún tipo de crema, ya que no es adecuado para nuestro hijo (ni siquiera aquellas que son para curar las grietas).  Como te comentábamos en un punto anterior hay alternativas para no tener que utilizar este método.
  8. A demanda. Lo cierto es que para dar el pecho se requiere un gran espíritu de sacrificio.   En un momento de nuestra vida en el que no nos encontramos todo lo bien que quisiéramos, tenemos que encargarnos de alimentar de forma exclusiva a un bebé.  Esto conlleva que estemos dispuestas a darle de comer en cualquier momento del día.  Aunque conforme vaya pasando el tiempo las tomas se espaciarán, lo cierto es que las primeras semanas serán muy frecuentes. Además, el hacerlo a demanda será clave para que podamos tener la cantidad de leche que necesitamos para alimentar a nuestro bebé.
  9. Agua. El principal componente de la leche materna es el agua, por lo que es muy importante que hagamos una buena ingesta de este líquido.  No olvidemos tampoco que el dar de mamar produce una gran sensación de sed .  Si no nos hidratamos con frecuencia será una experiencia muy poco agradable. Así que procura llevar cerca de ti una botella de agua en todo momento para cubrir esta necesidad.
  10. Grupos de apoyo. Muchas madres que han estado a punto de tirar la toalla han conseguido una lactancia materna exitosa gracias a los grupos de apoyo. En ellos
    reciben no solo el asesoramiento de un profesional de la materia.  Además, puede compartir sus vivencias con otras madres que están experimentando situaciones similares.  Solamente el poder hablar del tema y sentirnos entendidas será una ayuda esencial.  Pero también vamos a poder resolver todas aquellas dudas que tenemos al respecto, sin olvidar que podrán corregir nuestra técnica si esta no fuera la más adecuada.  Así que no lo dudes y busca esta ayuda tan importante.

Cuando nace tu bebé comienza un período apasionante que por supuesto no está exento de algunas dificultades.  Pero si sigues todos los consejos que hemos visto y mantienes un buen ánimo, seguro que será una experiencia inolvidable.

 

Nota: Más información sobre Nursicare AQUÍ y los puntos de venta donde se comercializa.  También AQUÍ para comprarlos online.  Durante el 2016 se entregan en casa (sin coste de envío)

 

Nursicare